¿Cómo viajar con gato en avión?

| |

Cuando uno tiene una mascota es muy común verla como si fuese nuestro propio hijo. Le alimentamos, lo llevamos con su médico especializado, le educamos… Es toda una dedicación. No es de extrañar que si tenemos planeado viajar a alguna parte queramos llevarnos a nuestro animalito, en este artículo, nos centraremos en nuestros animalitos favoritos, los gatos. Es muy probable que te estés preguntando cómo viajar con gato en avión, así que en el siguiente artículo te informamos de los pasos para que no tengas problema a la hora de viajar con tu pequeña mascota.

Tenemos que recordar que nuestros amigos felinos, son sensibles ante los cambios, ya sea del entorno o de los movimientos bruscos, por eso, aquí te daremos unos consejos a tomar en cuenta para que puedas viajar con tu gato en avión sin que se convierta en una tortura para el animal.

Table Of Contents

¿Qué hacer antes de volar con un gato?

viajar con gato
Maine Coon esperando para viajar

El principal consejo a considerar sobre cómo viajar con gato en avión es planear el viaje con un mínimo de 2 semanas a 1 mes de antelación si no ha viajado con anterioridad al país de destino. Si, 1 mes…sigue leyendo y verás por qué. Con el tiempo suficiente de antelación, contactaremos a la aerolínea para consultar sus políticas de vuelo, ya que cada una tiene sus normas al momento de viajar y eso no está exento para nuestros amigos cuadrúpedos. Por norma general, muchas aerolíneas aceptan viajar en avión con gato, sin embargo, lo que nos interesa, es que el gato viaje en la cabina contigo.

Normalmente tener tu mascota a tu lado tiene un coste añadido al precio del vuelo pero recomendamos pagar ese extra ya que dejar el gato en la zona de carga puede suponer un estrés aún mayor para el animal. Recordemos que los gatos no aceptan los cambios fácilmente como los perros por lo que es mejor tenerlo a nuestro lado para que pueda sentirse seguro al estar con alguien que conoce durante esta situación extraña.

Si la aerolínea acepta que puedas volar con tu mascota es recomendable confirmar con ellos la lista de razas aceptadas para viajar. Hay razas que tienen un riesgo mucho mayor de sufrir cualquier problema de salud al volar, un ejemplo serían los gatos braquicéfalos (cabezas achatadas con hocicos cortos). Aunque permitan el traslado de este tipo de gatos, es recomendable que vayas al veterinario para consultarle cómo viajar con este tipo de razas.

Documentación para viajar con gato en avión

pasaporte para gato
¿Cómo obtener el pasaporte para un gato?

Antes de volar, hay que comprobar si nuestro gato tiene toda su documentación en regla ya que igual que una persona requiere de un pasaporte o documentación de identidad. Al momento de viajar con nuestro gato, el animal debe tener su documentación en regla.

Para saber que necesita exactamente nuestra mascota, debemos informarnos previamente en la web de la embajada del país a donde nos dirigimos. Si es un viaje nacional nuestro veterinario de confianza sabrá qué documentación se requiere.

Para obtener el pasaporte de nuestra mascota, deberemos visitar nuestro veterinario de confianza. Algunos de los requisitos para la obtención del pasaporte serán el chip de identificación, vacunación y desparasitación. El requisito indispensable será la vacuna contra la rabia ya que en la mayoría de los países, la vacuna contra la rabia es un requisito indispensable para que el animal pueda introducirse en el país. Algunos países pueden solicitar la prueba de serología de la rabia, la cual nuestro veterinario nos informará cómo obtenerla. La obtención de la prueba de serología de la rabia suele demorarse entre 1 y 2 semanas.

Transporte para viajar con gato en avión

Una vez obtenida la documentación de nuestra mascota y de contactar con la aerolínea, nuestro siguiente paso será obtener un transportín adecuado para nuestro minino.

Para viajar con tu gato en cabina, de acuerdo a la regulación de aeropuertos, el animal deberá viajar dentro de un transportín. El animal dentro de su transportín no deberá exceder de un total de 8 kilogramos o 18 libras, recuerda que para que tu gato viaje contigo en cabina deberemos facturar el animal como equipaje de mano. Es recomendable que los transportines no sean rígidos ya que son más pesados que los convencionales y podría suponerte un problema de movilidad durante el vuelo si lo tienes en las piernas. La compañía aérea nos informará del tipo de transportines aceptados para el viaje.

transportín con gato
Gato en transportín rígido

Es aconsejable que el transportín sea impermeable y así evitaremos males mayores en el caso que durante el viaje a nuestro minino se le escapen sus necesidades. El transportín también deberá ser lo suficientemente grande para que nuestra mascota pueda estirarse sin complicaciones o estar de pie, recuerda que buscamos que nuestro amigo este totalmente cómodo durante el viaje.

Como mencionamos, durante el vuelo puedes tener el transportín descansando en tus piernas aunque es posible que la azafata te pida que lo pongas debajo del asiento frente al tuyo. Esto es muy común en las aerolíneas aunque es posible que no lo requieran y que pases todo el vuelo con tu minino encima de tus piernas sin ningún inconveniente.

Prepararse antes de viajar con gato en avión

viajar con gato en avión
Cómo viajar con gato en avión

Antes de que llegue el momento de volar, es importante prepararnos para evitar que nuestro gato haga pis o requiera de su arena durante el vuelo. Aconsejamos no darle mucha comida o agua a nuestra mascota antes del vuelo, de hecho, es aconsejable que ayune unas 2 horas aproximadamente antes de volar. Recuerda que nuestras mascotas pueden marearse con mucha facilidad y más por los movimientos en su entorno.

Si el viaje que realizamos es un poco largo, puedes darle de beber un poco de agua a tu gato pero en ningún caso podremos darle de comer durante el vuelo. Desaconsejamos abrir el transportín durante el vuelo y en caso de hacerlo, recomendamos que el gato vaya con correa ya que si intenta escaparse puede ser un problema. ¡Bendita correa que le ha salvado a más de uno de un susto!

Algo importante a considerar durante el vuelo, es evitar administrar tranquilizantes o analgésicos en nuestro gato, de acuerdo con la opinión de los veterinarios, es cierto que en cuestión de viajar en otros transportes con un gato puede ser un poco estresante, pero se ha demostrado que los gatos pueden reaccionar mejor en un avión que en un coche. Si quieres mantener tranquilo a tu gato durante el vuelo, ponle en su transportín algún objeto que lo tranquilice habitualmente en casa.

Pasar por los protocolos de seguridad

Muchos de nosotros sabemos que es preferible llegar al aeropuerto temprano y así evitar las enormes colas antes del embarque. En el caso que viajemos con nuestro gato debemos llegar aún más temprano ya que pasar el control de seguridad nos puede llevar un tiempo extra.

Al llegar al embarque, es posible que te pidan que saques al gato de su transportín, una vez hecho esto, asegúrate de tener tu gato en tus brazos en todo momento o de llevar una correa para gatos. Ya con tu gato en brazos, deberás pasar con él por los rayos X, mientras su transportín y el resto del equipaje de mano sea revisado.

¿Qué hacer en los vuelos con escalas?

viajar con gatos en vuelos con escala
Avión en una escala

Muchos veterinarios desaconsejan someter a nuestros gatos a realizar viajes con escalas aunque hay trayectos que es prácticamente imposible evitarlas. Aprovecha la escala para dejar andar a tu gato y que haga sus necesidades.

Igual que nosotros, el gato necesita estirarse un poco, por lo que puedes llevarlo a un patio o una parte de recreación en la terminal para que tu minino pueda estirar las patas un poco. Los gatos necesitan un tiempo para acostumbrarse al lugar que se encuentran. Puede también pasar que el gato no quiera salir de su transportín, esto es común, recuerda que los gatos tienen sus costumbres y son muy rutinarios así que esta novedad puede tenerlo un poco asustado. Si no quiere salir, déjalo tranquilo y que vuelva dentro de su transportín que será su zona de confort provisional.

No viajes con tu gato si no es realmente necesario

Todos lo viajeros que queréis tener a vuestro gato con vosotros durante los viajes, debéis tener en cuenta que un gato es más parecido a nosotros de lo que pensamos y un viaje le estresa. Los felinos son animales que se acostumbran a su estilo de vida, no debes sacarlos de su zona de confort si no es por algún motivo importante ya que aunque no lo creamos son unos animales muy rutinarios.

No debes llevar a tu gato a todas partes, solamente lo llevarás contigo si la situación lo requiere y es estrictamente necesario. Esperamos que os vaya bien el viaje con vuestra mascota y ambos podáis disfrutar de la experiencia.

Anterior

El Gato british shorthair o gato británico de pelo corto

El Gato Ragdoll, una raza noble y cariñosa.

Siguiente

Deja un comentario